veinticinco Vestidos Para Que Esa Boda De Primavera No Te Quite El Sueño

La moda es así: renovación incesante. Debemos decir que el estilo bob largo es un tanto arriesgado. Este estilo requiere de un gran mantenimiento, además de tener que retocar la melena a fin de que quede el efecto bob lo más definido posible. Para que sea mucho más atractivo y moderno puedes aclarar el flequillo con unas mechas.

Si hay una pareja cromática que haya definido la época, es esta. Las referencias iban desde Valentino hasta Attico pasando por Gucci y su impacto fue tal que ha llegado a equipararse con la imbatibilidad del blanco y negro con el aliciente de una buena dosis (extra) de carisma. Recuerda que ni tan siquiera Zara se resistió a ella.

Un homenaje al espíritu viajante, la línea cobra vida gracias a la rica fusión de culturas que la propia Roxy halla en su equipo de diseño. Desde la nostalgia del espíritu libre y los suaves colores difuminados por el mar, a los intrincados ganchillos y los flecos, desde la utilización de las rayas a los vibrantes patrones del Viejo México, la Roxy Primavera-Verano 2017 encuentra esa mezcla ideal para crear una compilación ecléctica que se combina de forma perfecta entre si. Monos, suéteres, cómodos tejidos de punto, sandalias de cuero y sombreros fedora se transforman en los nuevos modernos esenciales, creando esta temporada un ropero inspirado en la utilidad de las prendas para cada Roxy Girl.

En cambio para las chicas con tallas más grandes que quieran disimular y aparentar menos talla de la que gastan frecuentemente una buena opción es que usen el estilo balconette por el hecho de que redondea, junta y realza el pecho. El cuello halter tan de moda este año va excelente para disimularlo y potenciar hombros y brazos tonificados.

Y una primavera más, la tendencia sporty anega las pasarelas de la primavera-verano 2017 con prendas y accesorios inspirados en el diseño, los tejidos y los motivos de la ropa deportiva; todo ello reinterpretado en looks de lo más urbanos que podrás llevar en prácticamente cualquier ocasión. Hemos podido ver vestidos slip, mallas tipo corredor, bombers reinventadas, sudaderas, chándals (sí, has leído bien, ahora el chándal ‘es lo más’)… Un sinfín de prendas en colores llanos y atractivos que se mezclan de forma geométrica y equilibrada en tejidos tecnológicos.

El rosa es el tono de la nueva mujer. Presenta tantos tonos como las mujeres mismas: el suave rosa sutil, el fucsia provocador el nostálgico rosa morado, por citar algunos. Los diseñadores apuestan fuerte por el rosa, así sea el rosa pálido propio de Chloé el rosa chicle de Balenciaga, pasando por los tonos caramelo de Prada. Y la mejor manera de lucirlos es sin titubeos: de los pies a la cabeza y a base de capas sobrepuestas. Atrévete con un traje rosa que rompa con los tonos habituales, con un vestido de princesa y zapatos a juego, con una camisa con lazo en el cuello combinada con pantalón pirata, con un chándal rosa. El rosa representa optimismo y eso es exactamente lo que necesitamos ahora.