Curiosidades De Psicologia

El entorno del trabajo y la organización y administración del trabajo son factores de peligro psicosocial que si se administran de una forma deficiente van a tener, indudablemente, consecuencias negativas para la salud de los trabajadores en forma de estrés laboral, burnout acoso laboral. Con lo que si tú también tienes miedo a viajar a solas, despreocúpate, es algo normal. El miedo es una parte inherente de nuestra personalidad, es una reacción ante lo ignoto. Mas te digo algo, es normal tener temor, sí. Ya antes de salir de viaje, ya antes de animarte a viajar a solas, te aseguro que te van a venir toda clases de miedos (seguro los tienes ya en la cabeza hablándote, tratando de echar al traste todo esto que te estoy contando, convenciéndote de que viajar a solas no es una buena idea, que mejor aguardes a tener alguien que te acompañe).

Me semeja increíble lo que haces, yo he viajado mas siempre y en toda circunstancia en un conjunto de amigos, nunca me animo a hacerlo sola y una de las cosas que más me detiene es el tema económico. Conque te quería preguntar ¿de qué manera haces para costear tus viajes? y más cuando son viajes tan largos.

Mas las viajeras más experimentadas normalmente tienen otros géneros de miedos, los internos. Viajar te enseña a conocer tus temores más profundos y a clasificarlos con rigor. Lo que más me amedrenta es no tener un objetivo, mucho más que el miedo de noche, y a la selva. Temor a descubrir que no llegue a ningún lugar nuevo, no recorrí ninguna distancia interior: la del crecimiento personal.”, opina Marina Hernández de Heyheyworld.

De ahí que, cuando de súbito me vi sola y que podía elegir todo lo que quería hacer, me invadió un sentimiento de libertad inigualable. Comía sólo cuando tenía hambre y lo que me apetecía, hacía los planes que quería y como quería, si bien no fuesen exactamente los que tenía planeados de antemano y no llevaba horarios. Esto me ha confirmado (de nuevo) lo preciso que es tener tiempo para uno mismo. Ese tiempo del que hablan las revistas de bienestar y que tendemos, sobre todo las mujeres, a despreciar y infravalorar. Queremos estar en todos sitios y satisfacer al mundo entero. Mas es necesario que asimismo te dediques a hacer precisamente lo que te apetece de vez en cuando para poder ganar este sentimiento de libertad.

Al final, irme fue simple. Iba a una universidad, había buscado un piso y una compañera desde España y sabía a qué ciudad llegaba. Tenía ya buscada una casa y viajaba al amparo de la universidad, con sus jornadas de bienvenida, sus clases, su rutina. Un colectivo de gente de mi misma edad y mis mismas inquietudes, lo que significó la posibilidad de hacer amigos con rapidez.

Esa noche, después de descansar de la pateada del día, estaba en mi cuarto y me di cuenta que no tenía nada que hacer, tenía 2 opciones, quedarme en el cuarto leyendo bajar al bar y tomar algo sola. Escogí la segunda y después de pedir algo, me percaté de que el del bar era Español y que conocía a otra chavala finesas que también estaba en el bar, bueno puesto que cené con la finesas y el del bar me presentó entonces a su hermano que también estaba allí trabajando y de esta forma se hizo una bola, que terminé conociendo a todo el staff del albergue y teniendo plan con ellos todos los días de mis vacaciones.